amigos

martes, 28 de diciembre de 2010

Me gusta la Navidad, en serio

Antes de nada, como he visto que me da para largo, publicaré a lo largo de estos días varias entradas sobre el tema.
Me gusta la Navidad. Hasta tal punto de ser fan en Facebook. Esto pierde fuerza al ver que soy fan de más de 3000 cosas, entre ellas el movimiento de cabeza de Rafaella Carrá.
Pero hay algo que cada día me sorprende más: el concepto de "espíritu navideño" que tiene la gente.
¿Qué motiva a la gente a colgar un Papá Noel colgandero de su ventana? No entiendo cuál es su intención. No es nada estético, queda feo.
La verdad es que me gustaría conocer a su inventor, que posiblemente será chino y estoy casi segura de que ni siquiera ha visitado España. Si no le habría puesto lunares blancos al traje del muñeco.

Mis vecinos de arriba (que, todo sea dicho, si se mueren no sentiré ninguna pena) han colgado un Papá Noel. Bien, pues no sé si es que su puto muñeco viene defectuoso y la escalera de cuerda viene tan larga por un error o que todos son así. De todas maneras, lo que a mí me importa es que la cuerda ocupa un tercio de mi ventana. Además en la punta de la escalera de cuerda tiene una bolita de plástico que, por el viento, golpea la ventana del salón continuamente. Vivo en Galicia, a escasos kilómetros del mar, así que el viento es algo habitual.
Supongo que si no los odiara tanto por sus frecuentes ruidos (os aseguro que ellos son los que reparten las canicas a vuestros vecinos cabrones), me molestaría menos. Pero estoy planteándome coger unos alicates, que son más violentos que una tijera, y cortar la cuerda hasta donde alcance mi mano.
Si lo hago, lo grabaré en vídeo, que últimamente soy muy aficionada a hacerlo.


Y no es que esté en contra de todos los inventos navideños, me encanta montar Belenes, con su papel de plata simulando al río, su nieve de porexpán y demás cosas sin sentido. Mi sueño siempre ha sido tener en mi casa un belén como los que hay en los pueblos, que se hace de noche y todo, y las figuras están mecanizadas (véase que el herrero mueve el brazo en vertical). La religión me la sopla, todo sea dicho, pero en la Navidad yo quiero a Dios un poquito más. Un día iré a la sección de Ciencia Ficción de la FNAC y me compraré la Biblia.
También la nieve esa en spray que se pone en las ventanas. Me gusta verlo pero no tenerlo en mi casa, porque después hay que limpiarlo y la textura de la nieve de spray me da mucha cosa.
Los gorros de Papá Noel me gustan. Los gorros de Papá Noel con trenzas (¿?¿?) no. Y lo peor de esto último es que los que más se ponen ese gorro son hombres, generalmente borrachos.
Las panderetas con motivos navideños grabados en una lámina de plástico en lugar de piel no me gustan, no suenan bien y las sonajas se pueden soltar en cualquier momento, provocando una posible muerte a cualquier cercano a ella.
La zambomba es guay, tanto el nombre como el ruido que emite. Es horrible... sí, pero la gente la toca muy motivada y para eso está la Navidad. Una cosa que odio es que se hagan dobles sentidos con la zambomba y la masturbación, no digo que sea vulgar, hablo de que es algo súper utilizado y muy muy desgastado. Seamos originales a la hora de realizar comentarios subidos de tono.


Dejando a un lado la parte musical (no voy a hablar de villancicos, pero que suenen con alegría los cánticos de mi tierra y viva el niño de Dios que nació en la Nochebuena), están los árboles y su decoración.
De verdad, no puedo entender cómo existe gente que dedica parte de su tiempo a pensar qué colores tendrá su árbol este año. El árbol es una forma de reciclar las bolas y el espumillón que has recaudado a lo largo de tu vida, punto. Los adornos no se cambian hasta que se rompen y/o se extravían. Y por norma, te va a quedar desigual, con más adornos de un lado que del otro. Lo bueno de ser de la plebe es que tu árbol no lo ve nadie más que tu familia, no te van a hacer ningún reportaje en el ¡Hola! ni nada similar. Pero hay gente que ni por esas lo entiende. 


Pero no pasa nada, podrían colgar un Papá Noel de su ventana, eso sí que sería irremediable.




Feliz Navidad, tenía pensado gastaros alguna inocentada to guapa, pero qué mejor que darte cuenta de que todo lo que escribo es real. Así va el país. Volvamos a lo de ser felices del principio.

6 comentarios:

Cristian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristian dijo...

Te ha faltado lo de las figuritas que tienen sus extremidades pegadas con pegamendo y directamente sin mano o sin pie, gran entrada y muchas verdades como puños, feliz navidad (o no?) :)

Lorena dijo...

Yo soy de la opinión contraria, a mi la navidad no me termina de convencer... de hecho me has dado la idea de escribir el porque no... va, pero soy demasiado vaga xD
Disfruta de la navidad e intentar pasar de las cosas que te molestan de ella ;)
un beso!

Abril Viale dijo...

A mi la Navidad no me gusta. En algunas cosas estoy de acuerdo contigo.

Marta Vigo dijo...

Yo no soy de belén porque mis gatos se esconden en él, ni de árbol porque mis gatos se esconden en él, ni de papá noel colgando porque ya tiré unos cuantos de algunas ventanas y me ha traído problemas, ni de cabalgata de reyes porque una vez me atacaron con un monton de caramelos, me ATACARON ¬¬

Pero bueno, que la navidad me gusta eh? Felices fiestas y eso, que hay vacaciones :)

Te quiero puta, que escribes genial! A ver si te veo pronto ;)

judith dijo...

ola me encanta le bolg esta genial un beso